Historia

Santa María de Regla

Origen

El origen de la casa de los Ponce de León es un poco difuso. El acta fundacional data de 1399. En esta fecha Don Pedro Ponce de León convierte su antiguo castillo en un convento de agustinos, habida cuenta de que con el avance de la reconquista había perdido su importancia militar. Ellos se hacen cargo de la devoción a la Virgen de Regla y edifican la parte vieja del convento actual.

Etapa de los Agustinos

Los agustinos construyen una iglesia, crean la leyenda de la Virgen y la transforman a como la veneramos actualmente. De su época conservamos vestigios como la decoración de la sacristía y parte del claustro antiguo. Los Agustinos se ven obligados a abandonar el monasterio en 1835 como consecuencia de la desamortización de Mendizábal. Tras lo cual el edificio queda en ruinas y la imagen de la Virgen es trasladada a la parroquia.

Etapa franciscana

El padre José María Lerchundi queda prendado de la situación del derruido monasterio para emplazar un nuevo colegio de misioneros. Se pone en contacto con la Casa Real, que eran muy devotos de la Virgen de Regla. Su propósito de fundar un colegio misionero no era suficiente para los gastos que iba a suponer a la corona restaurar tan vasto edificio. La reina, al propósito de Lerchundi une el de que los misioneros de Regla sean diplomáticos y propagadores de la cultura por el mundo árabe y el Medio Oriente.

En Septiembre de 1882 llega el padre Lerchundi a la villa acompañado de unos cuantos franciscanos que manos a la obra comienzan la tarea de reconstrucción y ampliación del monasterio. De 1904 a 1906 se construye el santuario y en 1909 queda terminada la torre campanario. Pocos años más tarde concluirían el segundo claustro donde se ubican las dependencias de los que se preparaban para ser misioneros.

Ver más...

En último lugar se levanta el espacio destinado a enfermería que sigue cumpliendo la misma función hasta nuestros días.

Dentro de la estructura del monasterio merecen destacarse la construcción de un órgano para completar el coro.

La música ha tenido desde su fundación un papel muy relevante en la vida de este colegio misionero, más si cabe durante las primeras décadas de su andadura como seminario franciscano. Se formó una orquesta que incluía numerosos instrumentos y un armonio, pero se echaba de menos la incorporación de un gran órgano, por lo que se decidió traer uno al santuario. La fórmula elegida fue aprovechar distintos elementos del órgano instalado en Castillo de Agres (Alicante). Así, el 21 de Septiembre de 1926 se inauguró solemnemente acompañando a un Triduo en honor del nacimiento de San Francisco en su 700 aniversario. A lo largo de las décadas ha habido numerosos y grandes organistas, algunos de los cuales han destacado en la composición de piezas musicales.

Como prueba de la influencia positiva de la refundación del monasterio en Chipiona, baste decir que la población de esta villa antes de 1904 era de 400 habitantes y pasado el año 1906 cuando se consagra el santuario es de más de 4.000 habitantes. Con dos factores determinantes, uno la reconstrucción del santuario y otro, la llegada del ferrocarril a la localidad.

Coronación

En 1954 se efectúa la Coronación canónica de la Sagrada Imagen de la Virgen de Regla.

Es un evento deseado y preparado con esmero por la Comunidad con el apoyo de los fieles. Es un movimiento muy extenso, desde el punto de vista litúrgico, artístico, teológico e incluso desde el arquitectónico, con reformas importantes en el santuario.

La coronación marca el punto álgido en la historia del Santuario, en la vida de la comunidad y también en la de los fieles.

Ver más...

La construcción de la corona viene de la mano del orfebre sevillano D. Manuel Seco Velasco que engarza todos los brillantes, rubíes, esmeraldas y perlas que sus devotos depositaron.

El manto de la coronación, como se le conoce, está bordado en relieve con hilo de oro sobre terciopelo azul y rematado con encaje de bolillos de oro, haciendo de esta prenda una joya acorde con la ocasión y con la imagen.

También con ocasión de la coronación se instalan las vidrieras que cubren actualmente las ventanas del monasterio. Se fabrican en el taller de Jaime del Pozo en Sevilla y el dibujante es Antonio Vallejo. Recientemente fue necesaria una restauración para solucionar las imperfecciones causadas por el paso del tiempo. La realizó la prestigiosa casa francesa Maumejéan bajo la dirección de Francisco Hernando Pascual. Muchas de las vidrieras se colocan antes de que acabara el año de la coronación. Las que no, se colocan poco después. Si el santuario goza de una localización maravillosa por estar al pie del Atlántico en la costa de la luz es mucho mayor el encanto ver cómo esos rayos de sol de colores se cuelan en el interior del templo buscando la sonrisa perenne de la Reina de Regla. Los motivos de las vidrieras van desde representaciones marianas pasando por distintos santos de la Orden franciscana y terminando con la representación de el Cántico de las criaturas de San Francisco de Asís.